Centro de Rescate y Liberación Mabita

Jaula de liberación (actualmente se construye una nueva con mejores condiciones de alberge)

El Centro de Rescate y Liberación Mabita (CRELIMA), nace por la necesidad al recibir animales decomisados en la Moskitia. Al ser uno de los pocos proyectos de conservación de psitácidos en la zona, el Instituto de Conservación Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre comenzó a enviar loros, pericos y guaras al proyecto Apu pauni sin existir las condiciones. Es allí donde la Dra. LoraKim Joyner y Héctor Portillo ven la necesidad de crear un recinto donde los animales decomisados puedan ingresar, ser evaluadas y posteriormente liberadas a su hábitat natural.

Guaras que han sido liberadas de manera suave en su entorno, esperando ser alimentadas en el CRELIMA

Con ayuda de las comunidades y fondos internacionales se logra construir la primera jaula de liberación ubicada en Mabita, Moskitia hondureña, en el departamento de Gracias a Dios. La Dra. LoraKim es la encargada de diseñar la dieta con alimento que se produce en la zona y se complementa con concentrado, arroz y frijoles para los psitácidos que llegan al centro de liberación. Como parte del fortalecimiento de capacidades locales, se entrenó a Anaida Panting, miembro de la comunidad de Mabita la cual cada mañana se encarga de darle el alimento a los animales que se encuentran en el centro. Ella evalúa las condiciones físicas de cada psitácido. A los individuos más jóvenes, Aniada los alimenta preparándoles el bolo alimenticio con un poco de agua.

Anaida alimentando a los polluelos en el centro de liberación

El centro se encuentra ubicado en una zona relativamente aislada de las casas de los comunitarios para evitar la impronta de los animales y que se acostumbren a la presencia de los humanos. Este ambiente también permite que se relacionen con guaras que ya se encuentran en vida libre y el proceso de liberación no sea tan brusco y pueda ocasionar estrés en los animales. Además, a los animales que han sido liberados, también se les coloca alimento porque algunos individuos tienden a regresar al centro, pero esto con el pasar del tiempo va ocurriendo cada vez menos, hasta que el individuo ya no requiere de los cuidados de Anaida. El proyecto ha liberado desde que recibe psitacidos casi 200 individuos que han sumado en las poblaciones silvestres de guaras roja, loras nuca amarilla, loras frente roja y pericos.

Guaras que han sido liberadas y regresan por un poco de alimento al CRELIMA